Taller individual y colectivo sobre las memorias de la placenta

Durante lustros la placenta ha estado invisibilizada en la historia de nuestros nacimientos. Reconocida desde la ciencia de la ginecobstetricia moderna como un residuo biológico, el conocimiento energético y espiritual de la placenta ha estado protegido en el pensamiento ancestral que reconoce en este acompañante de la gestación, un espíritu protector y un mapa de ruta álmica con el que llega cada individuo. Desde el año de 2012, Alejandra Montes Serna filósofa, partera y terapeuta líder de Maternarser, propone un tejido de la placenta para las personas que quieran integrar desde la dimensión simbólica la memoria de la placenta en sus vidas. 

Estos acompañamientos, los hace de manera individual, en un contexto terapéutico, recreando las memorias gestacionales. En el año del 2020, Alejandra, siente que quiere convocar a un grupo de personas para que cada una de ellas tejan su propia placenta con una misma directriz en el uso de algunos colores y una información específica que proviene de distintos orígenes pero que ella misma articula. La respuesta a esta convocatoria fue: 51 personas de distintos lugares del mundo se sumaron a tejer la placenta en un taller tal vez sin precedentes conocidos. El 14 de diciembre del 2020, día de luna nueva y de eclipse solar, mujeres y hombres de Francia, Reino Unido, Ecuador y Colombia se dieron a la tarea de sembrar su placenta, producto de reuniones anteriores, círculos de palabra que acompañaron tanto el tejido de hilos físicos como espirituales.

En vista de la respuesta de este trabajo, del poder compartido, de la información trascendental que llego en un trabajo colectivo, Alejandra Montes y el grupo Maternarser instaura la celebración del tejido de placenta y siembra anual, con el ánimo de que más y más personas puedan acceder a estas memorias vitales para el encuentro con el sentido. El próximo taller de tejido y siembra de placenta se acoge al calendario del solsticio de verano del 2021. Comenzamos en abril el tejido, los círculos de palabra y la planeación de siembra y territorios que nos van a acompañar en esta segunda experiencia colectiva.