Diferencia entre Partera y Doula

Diferencia entre Partera y Doula 1

Es común considerar que doula y partera son sinónimos. Sin embargo, son dos oficios diferentes en su ejercicio práctico.

La Partera es una persona que tiene los conocimientos técnicos para atender un parto. Puede ser una mujer o un hombre. Puede ejercer el oficio de manera empírica o profesional. También se le denomina comadrona o matrona.

El oficio de partera nace con los orígenes de la civilización, está imbricado en las prácticas de cuidado del nacer que surge al tiempo que una cultura cobra una identidad.

Dentro de los datos arqueológicos curiosos, en el Papiro Egipcio de Ebers, uno de los documentos más antiguos de la historia humana (1900 a.C.) aparece la mención de la partera como aquella que podría acelerar el parto y realizar pronósticos sobre la supervivencia del recién nacido y el uso de las sillas de parto.

De hecho, la partera es considerada desde la antigüedad como la guardiana del conocimiento del nacer, del umbral entre la vida y la muerte. En varias culturas antiguas, las mujeres parteras eran las médicas tradicionales, con un profundo conocimiento en plantas, rezos, curaciones y consejos de crianza. En la contemporaneidad, los saberes de la partera se han hecho mucho más especializados y tecnificados en los escenarios hospitalarios y urbanos. Sin embargo, este oficio sigue teniendo el halo con el que nació en la remota antigüedad.

Por su parte el oficio de Doula es un oficio que nace en la contemporaneidad. Se ha estado posicionando cada vez más, en el sentido que las maneras de nacer están transformándose y ya son equipos de personas (parteras, ginecobstetras, doulas, enfermeras, padres) quienes apoyan el nacimiento de un nuevo ser humano.

El papel de la Doula, dentro de estos nuevos equipos, consiste en apoyo físico y emocional de la mujer y su familia con el fin de vivir la mejor de las experiencias posible en el nacimiento de sus hijos e hijas.

La doula informa, también es mediadora entre los proveedores de salud, las clínicas y los hospitales y la experiencia singular e irrepetible de las familias trayendo a sus bebés. Su papel es sostener con información, conocimientos, con contención emocional, con sugerencias y ayudas muy concretas a las familias que lo piden o lo requieran.

Ir arriba