la energia materna es la energia del cuidado

Instituto MaternarSer

 

¿Qué es Maternarser?

El Instituto Maternarser tiene dos propósitos. El primero de ellos es acompañar a mujeres, hombres y a familias en la experiencia de la maternidad y paternidad desde el proceso de preconcepción, gestación, parto, posparto y puerperio emocional. 

Nos dedicamos a que padre y madre reconozcan este nuevo ciclo en sus vidas de manera significativa y consciente, a la preparación para un parto respetado y al apoyo en el restablecimiento de la energía en salud tanto de mamá, papá y bebe en el posparto a través del reconocimiento del cuerpo puérpero a nivel físico, emocional, álmico y espiritual.

 

Nuestro segundo propósito está encaminado al trabajo educativo en torno al pensamiento sobre lo materno. A través de las distintas formaciones de nuestra escuela de pensamiento matriztico, sostenemos una reflexión sobre lo que significa regresar a esta memoria biológica del cuidado que en su fundación es materna. La experiencia es la base de nuestro conocimiento y la recreación de esa memoria biológica, de manera consciente, transforma nuestra intimidad, nuestra cotidianidad, nuestro pensamiento y nuestras sociedades.

 

 

 

Historia de nuestras formaciones

 

 

En el año de 2016 iniciamos nuestra formación con 17 aprendices. Bajo la personería jurídica de Partera de Vidas, dimos comienzo a este viaje mágico en el que un grupo de mujeres, acompañadas por sabedoras y sabedores, profesoras, médico, se permitieron reaprender sobre los saberes de los cuidados de lo femenino visto desde la maternidad. Esta formación fue en su mayoría presencial, cada sábado nos encontrábamos en la sede de Partera de Vidas ubicada en el barrio la Floresta de Bogotá, Colombia. Fue un gran aprendizaje para todas las mujeres que lo vivimos.

En nuestra segunda formación, contamos con la oportunidad de tener mujeres aprendices de otras partes del mundo. Fueron pasos agigantados en la construcción de nuestra escuela. Como compartíamos con otras mujeres ubicadas en el extranjero, se fue estructurando la versión virtual de la formación.

 

Esta tercera versión afianzó la posibilidad de entregar parte de la información y compartir el conocimiento virtualmente. Tuvimos encuentros virtuales cada 8 días y una vez al mes, nos encontrábamos para abrazarnos, conmovernos, compartir historias del cómo cada cosa que se iba aprendiendo, se entraba en el corazón de cada una.

Esta fue la primera vez que se planteó un intensivo de la formación de doula. Fue un gran reto. 

 

Acompañados de la Escuela de Yoga ubicada en Dharamsala, la India, se planteó durante 15 día un trabajo sin par. Yoga prenatal desde la visión del yoga restaurativo y formación de doula. 

 

Fue una experiencia maravillosa que seguramente nos dejó conocimientos y experiencias imborrables en nuestras vidas.

Con mujeres maravillosas, con trabajo previos en torno al saber femenino y trabajo propio de conciencia, estuvimos durante 4 meses compartiendo en esta versión. El tejido de mujeres se siente muy profundo y los procesos individuales se movilizan. Sin duda alguna formarse como doula es también un camino hacia adentro, en donde la relación de lo Materno sale a la luz de nuestra piel para darle voz.

 

Tal vez el año más retador de los últimos tiempos para toda la humanidad. Sin embargo, para nuestra formación de Doulas Maternarser fue un año en el que logramos reunir a mujeres de distintas partes del mundo alrededor del interés común del cuidado.

Esta formación se llevó a cabo en un 90% virtual con una gran efectividad. La gran mayoría de nosotras aprobamos reunirnos en nuestro campamento durante 3 días maravillosos en un lugar de la sabana de Bogotá, en los que compartimos los aprendizajes del masaje
prenatal y emocional, los remedios para la gestación, el parto y el posparto, el uso de las plantas, el canto para la liberación emocional, para afrontar los miedos, las respiraciones para volver a la calma en el momento del trabajo de parto. También nos compartimos, teníamos sed de abrazos, risas, contacto. Sin duda alguna una formación que quedará tatuada en el alma para todas que lo vivimos.

La primera formación de Consultoras en Salud Femenina se llevo a cabo en el segundo semestre de 2020. 21 mujeres de distintas procedencias nos acompañaron en esta primera versión. El resultado fue mágico: tuvo la eficacia de romper corazas, motivar recolocaciones y promovió que  cada participante identificara el sistema de creencias en el que navega de manera inconsciente y, el darse cuenta de cómo incide esto de manera fundamental en la salud. 

quiénes somos

Grupo MaternarSer