Mayo 5: Día mundial de la Partería

Mayo 5: Día mundial de la Partería 2

Desde 1992 la Organización de las Naciones Unidad ha declarado el 5 de mayo como el Día Internacional de la Partería o Día internacional de las Matronas. Para 2020, se ha adoptado el lema «Celebrar. Demostrar. Movilizar. Unir».

La Confederación Mundial de Parteras (ICM) señala en su comunicado que: «Las matronas trabajamos con las mujeres a diario, colaborando en sus cuidados durante el proceso de embarazo, parto y puerperio. Las matronas y las mujeres estamos ante una oportunidad única para conocernos mejor las unas a las otras y establecer relaciones de reciprocidad y confianza durante el embarazo, el parto y el puerperio. A través de estas relaciones, las matronas se convierten en miembros de confianza dentro de las familias y las comunidades.»

A su vez, la Organización Panamericana de la Salud hace énfasis en que: «En Latinoamérica, ocurren cerca de 10,5 millones de nacimientos al año, y se estima que hay más de 65.000 parteras. En el contexto de COVID-19, las parteras se organizan para hacer su labor con la pasión de siempre, pero extremando las medidas de protección».

La Organización de la Naciones Unidad, por su parte señaló: «El derecho a la salud es un derecho humano básico del que debería disfrutar toda mujer. No obstante, durante el transcurso de cada día, casi 1.000 mujeres pierden la vida en el embarazo y el parto. Cada año, 8 millones de mujeres padecen graves enfermedades y discapacidad debido al embarazo, entre ellas, la fístula obstétrica, y 2 millones de recién nacidos no sobreviven después de sus primeras 24 horas de vida. Una de las causas principales de esas tragedias es la falta de acceso a servicios de maternidad, inclusive a la atención de parteras u otro personal con aptitudes de partería, en el parto.»

Alejandra Montes, filósofa y partera, directora del Instituto Maternarser declaró: «El 5 de mayo es el Día Internacional de la Partera. Lo celebro con todas aquellas y aquellos con los que compartimos este oficio y esta gran escuela de vida. Aquí en este quehacer he tenido la fortuna de verme reflejada en cada historia, en cada sonrisa, en cada lágrima, en cada asombro frente al Gran Milagro. Cada mujer, cada hombre, cada bebé son historias sabias, memorias eternas que actualizan la existencia».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba